Tiempo elástico, celebraciones y madres mágicas

10 años son muchos años y un camino muy largo. O no. Que a estas alturas de la película ya sabemos que el tiempo se estira y se encoge en un baile caprichoso. Pero vamos, poesía aparte, te aseguro que a ratos se me ha hecho pesado de narices.

Te preguntarás… ¿10 años de qué y duro porqué? 
Te cuento.

Ayer cerré un ciclo muy importante en mi vida. Me siento feliz de haber llegado hasta el final y sobretodo muy agradecida por todos los apoyos que he recibido a lo largo de esta década. Y es que ayer pagué al banco la última cuota del préstamo que adquirí cuando decidí abrir Itzà. No te voy a dar detalles, pero solamente te digo que fue una decisión muy arriesgada, por una cantidad de dinero demasiado grande y justo en el momento que empezaba la crisis. Una locura.

Pero como dice el cuento, buena suerte o mala suerte, ¿quién sabe?

Porque esa “mala” decisión me ha llevado a un montón de experiencias y aprendizajes que a día de hoy considero impagables. Quién sabe si al final, habrá sido la mejor inversión de mi vida 😉

El caso es que he llegado al momento más esperado de los últimos 10 años. Y claro… la restrospectiva, la celebración del momento y la proyección hacia nuevas aventuras son inevitables. 

El tiempo y la magia bailan.

Tal vez no a tu tiempo, pero bailan.

Soy una loca de la limpieza y adoro deshacerme de objetos. Y cuando estoy en un momento vital significativo necesito más que nunca hacer estas limpiezas físicas y simbólicas que me ayudan a transitar el camino con más ligereza.

Hace unas semanas, mientras hacía limpieza ritual en Itzà, encontré esta postal de la casita de puertas azules y flipé mandarinas.

Esta postal me la regaló mi madre hace un montón de tiempo. Si la memoria no me engaña, fue por mi cumpleaños y fue justo en la época en que estuve viviendo en Itzà. 

Porque sí. Esa es una de las cosas que han pasado durante estos 10 años. Hubo un momento en que me cagué las patas al ver el compromiso económico que tenía encima y decidí que “necesitaba” economizar mi vida al máximo. Así que me lo peté todo. Me vendí el coche, dejé mi pequeño y precioso pisito donde siempre hacía sol y me monté una tinyhouse en un vestidor. Ale.

Hoy me doy cuenta que fui movida por el miedo y veo la gran cantidad de creencias limitantes que había tras esa decisión. Pero en aquel momento no supe más. Y volviendo al cuento… buena suerte o mala suerte, ¿quién sabe? Al fín y al cabo de esa época salieron mis mejores poesías de desarraigo 😛

Pero a ver, déjame que me centre que esto iba de magia. Concretamente de madres mágicas. Y más concretamente de la magia que hizo mi madre el día que me regaló esa postal.

No recuerdo exactamente si el regalo fue por mi cumple o si realmente coincidió con la época en que yo no tenía casa. Pero lo que sí recuerdo perfectamente es que me dijo:

“Mira nena (ella me dice nena muchas veces): la foto de tu futura casa.”

Y ahora flipa porque la otra foto es la casa donde vivo hace 9 meses.
¿¿¿Es igualita o no??? Vale, no al 100% pero joder, ¡se parece un montón!

Te las vuelvo a poner más grandes para que flipes tanto como yo al reencontrar la postal que llevaba como 8 años guardada y que había olvidado por completo:

la magia de la mamma
mi casa de verdad

Moraleja de mí para mí.

Y si te sirve, también para ti 🙂

Aprendizaje 1:
El tiempo y la magia bailan. Tal vez no a tu tiempo, pero bailan.
Aprendizaje 2:
No subestimes nunca el power de una madre mágica. A veces ellas saben sin saber que saben.
Aprendizaje 3:
Entre la retrospectiva y la proyección date un momento para celebrar los objetivos conseguidos.

¡Celebrar!

Parece obvio ¿verdad? Cuando llegas a una meta lo celebras. Y si la meta era muy esperada lo celebras mucho-mucho. ¿No? Pues fíjate que andaba  yo tan distraída con los nuevos proyectos que casi me olvido. Es la parte peligrosa de tener como motor la visión, jeje…

Pero que no panda el cúnico porque he dicho casi 🙂
No me he olvidado.

Así que este domingo  tenemos celebración bonita en can Itzà. Con concierto de mi queridísima Rusó Sala, que nos ha hecho un hueco en su agenda y pondrá música al momento.

También nos acompañará el amigo Javi, de la tienda de vinos y delicatessen “Sólo el Amor salvará el Mundo”. Un personaje que ha traído un montón de luz y buen humor al barrio. Javi nos ofrecerá una degustación de vino y montará parada para quien quiera seguir probando. Si vives en Girona te recomiendo que visites su tienda: chocolates deliciosos y vinos espectaculares.

¿Qué hay de ti? ¿Qué tal andas de experiencias mágicas?
¿Te apuntas el domingo al concierto? ¡Me encantará verte por allí!

Me encantará leerte en los comentarios y seguir aprendiendo juntas. Recuerda que puedes suscribirte a mi newsletter para recibir los artículos en tu correo.

10 comentarios en “Tiempo elástico, celebraciones y madres mágicas”

    • Mmmm… sí, no? No sempre és fàcil de distingir. Jo ara, amb la perspectiva dels anys i reconeixent que va ser una decisió més mecànica que conscient, diria que va ser por.
      Moltes gràcies per la visita i el comentari Anna 🙂

  1. Ay Coral… Me he puesto a llorar como una magdalena de emoción y de alegría con la historia de las postales. Qué ilusión, ¡en serio! Me encanta, y me encanta leerte. Se puede decir que soy tu super fan, y que aunque actualmente me estoy “inventando” un negocio, para mí eres un referente en el tinglado en el que me he metido, y eso me da fuerzas y muchos ánimos.

    Gracias por escribir y por compartirte, compañera.

    Un abrazo enorme.

    • Nadia hermosa! A mí me encanta siempre tu feedback y te tengo mucho más presente de lo que puedes creer. Muchas veces pienso… ¿será que Nadia se está encontrando con tal o cual situación? Como siempre te digo: siéntete libre de compartir o preguntar cualquier cosa que te encuentres en el camino. Me encantará aportar lo que pueda desde mi experiencia y si yo no llego, recurrir al consejo de sabias 🙂

      Un abrazo querida!

  2. Hola Coral. No se si la teva Mama és màgica , no la conec, encara que diria que si, si te una filla com tu.
    En realitat tu has fet magia cada dia, desde el primer dia, ets màgica ja que si no no haguessis pogut fer lo que has fet ……..i lo que faràs.
    No serà que has convertit la por en màgia ? Tu ets capaç.
    La por et dona forces per tirar endavant per que si no t’ensorres i tu no ho has fet.
    Ets com una formigueta, treballant (i ballant i poemant, i uffff mes i mes.) No pares.
    Ets com una fada terrenal. Màgica com la teva Mama.
    Em fa ilu venir el diumenge. Fins llavors

    Amb admiració

    Josep

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.