Cuando lo que buscas está en el lugar más inesperado

Pero Coral, tu no tenías un centro de danza y yoga? Qué has hecho, te lo has petado y has montado mesas para diseñadores e informáticos?

Noooo… no es eso. Sencillamente he adoptado el concepto y lo he llevado a mi sector porque se me ponía muy bien en el cuerpo.
Y hoy estoy aquí para contarte algunos de los motivos por los que he decidido “convertir” Itzà en un espacio de coworking.

Porque soy una enamorada de compartir recursos
Y además creo que no nos queda otra, si queremos hacer de éste un mundo habitable.  La cantidad de dinero, tiempo y energía que ahorramos al compartir recursos es enorme.  Por eso compartir espacios de trabajo es una opción ecológica y económica que facilita el nacimiento y la consolidación de muchos proyectos profesionales.

Cuando una se embarca a emprender un proyecto propio

La mayoría de los profesionales cuando empiezan, no pueden permitirse

Porque me ofrece una estructura legal cómoda y coherente para mí

Porque me permite llegar al tipo de colaborador que quiero en mi proyecto

– escoger una forma jurídica
– establecer las relaciones con los profesionales que trabajan en el centro
– organizar las tareas del día a día

Todas las empresas tienen una estructura. Ordenada, caótica, muy visible, más sutil, improvisada, consciente…

Clarificar la estructura
Innovación
Llegar a mi cliente ideal

Opción 1/
Resulta que descubres que no, que tantas tareas se te hacen un mundo y lo que tú quieres es profundizar en el yoga para dar lo mejor de ti en tus clases.  Pues yo veo dos opciones:
a.
a tus alumnos.aunque todavía te queda mucho por aprender, te mola esto de tocar todas las teclas?
Probablemente te sentirás muy cómoda en el rol de emprendedora. SeguCon el tiempo seguirás incorporando nuevos aprendizajes

Aquí y ahora: qué tipo de espacio es el ideal para ti?

Algunas personas se sorprenden al comprobar que no se les da nada mal el multitasking e incluso lo disfrutan. Una vez pasada la crisis inicial de “cómo, que también tendré que ocuparme yo de esto?” este tipo de personas suelen manejarse con bastante comodidad en el rol de emprendedora. Sencillamente no sienten ningún roce: ven lo que hay que hacer y lo hacen.

Bonito. Seguro que existe el centro ideal para estas personas. Y mira tú, probablemente este lugar sea un espacio de coworking. Un espacio dirigido a profesionales autónomos e independientes que están en el momento de liderar todas las áreas de su proyecto. Pueden y quieren hacerlo.

Hay otro tipo de personas en cambio que, al pasar por todo este proceso se dan cuenta de que no. Que lo que las mueve realmente es el compromiso con su práctica (sea el yoga, la danza, la terapia…) y que prefieren centrar toda su energía en la parte puramente productiva (en este caso: dar clases o ofrecer sesiones).

Bonito también. Y seguro que también existe el centro ideal para estas personas. Pero no, probablemente no será un espacio de coworking. Será un lugar preparado para contratar gente, con una estructura se ocupará de cubrir todas esas otras tareas menos visibles y tan necesarias.

Y qué pasa entonces? Qué pasa si te das cuenta que no estás hecha para ser mujer o hombre orquesta?
Muerte, destrucción, apocalipsis, caca de la vaca?

No, para nada. En realidad no pasa nada.

Deixa un comentari

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.

  • Responsable de la recollida de dades: Coral Ríos Alarcón
  • Finalitat: utilitzaré les teves dades per gestionar el teu comentari
  • Legitimació: el teu consentiment
  • Destinataris: les dades no s’envien a tercers
  • Drets: tens dret a accedir, rectificar, limitar i suprimir les teves dades.
  • Si ho necessites, pots veure més info aquí.
Aquesta web utilitza cookies. Pots veure més info sobre això a >>>    Veure Política de cookies
Privacidad