líquidos

nada debo, nada lamento…

encajados en el abrazo
y la noche sin mantas

él, sin pudor alguno, le suelta
podriamos no separarnos nunca

ella calla, prudente
pero no consigue evitar el grito de un
sobre la piel aún caliente

él escuchará la silenciosa sílaba
con su oido sabio
y no podrá evitar
saltar por la ventana

ella se quedará quieta por minutos
oliendo el viento helado
colándose en el hueco
que ha quedado a su espalda

piensa en vasos
y líquidos

piensa que el corazón
a veces es un recipiente extraño
si tú lo llenas, yo lo vacío
si yo estoy llena, tú huyes.

Y se dormirá serenamente
sin descifrar si lo que siente
es confusión o alivio.

Cinco lunas más tarde,
él preguntará
y ella se perderá en inconcreciones

– No podríamos hacer una película con esto, verdad?
– No, solamente poesía.

març 25, 2010
Aquesta web utilitza cookies. Pots veure més info sobre això a >>>    Veure Política de cookies
Privacidad