tristenta

Pasan los días y el mosaico de emociones se va aposentando.

Y sí, ahora ya está, es una realidad. Ya puedo contar que además de dejar las clases también he puesto punto final a Estudi Itzà, el espacio donde he crecido como profesional y como persona durante los últimos 14 años.

Y bueno, no ha sido rápido ni fácil, para nada. Pero sin duda, mi etapa en Estudi Itzà acaba empapada de la misma sustancia que definió mi relación con el proyecto: aprendizaje, aprendizaje y más aprendizaje.

Han sido muchas decisiones, unos cuantos cambios de rumbo y muchos duelos a la vez. Y cada uno de ellos me ha puesto delante de mis inseguridades y vulnerabilidades de manera salvaje. Pero también me han mostrado con muchísima claridad cuáles son mis prioridades en este momento de mi vida y a qué estaba dispuesta a renunciar para ser fiel a mí misma.

Y ha sido grande… ou yeah.

No voy a seguir por ahí porque estoy a una frase de parecer un manual low cost de autoayuda y no voy vestida para la ocasión.

Quería contarlo y contado está 🙂
Ahora hablemos de palabras, que molan mucho.

Resulta que me he pasado los dos últimos meses militando palabras inventadas. Algo que, en mi opinión, debería ser una práctica obligatoria para explorar el percal este de estar viva.

Porque no sé cómo es para ti, pero a mi me parece que las cosas del vivir suelen ser mucho más poliédricas de lo que ofrece el diccionario tradicional, ¿no crees?

Total, que cuando la gente se enteraba que estaba dejando el proyecto y me decía:
– Ostres Cori… i com estàs? 
Yo respondía
– Pfff… doncs no sé, estic tristenta…

Ahora ya estoy casi nada triste y casi totalmente contenta.

Pero la verdad es que me ha sido muy útil inventar una palabra para relatar lo que se movía dentro de mí durante este momento de transición.

Creo que las transiciones, por lo que tienen de limininal, son un terreno especialmente abonado para la invención de palabras inexistentes.

Justo en esos momentos
cuando no estamos ni aquí ni allí
(o estamos aquí y allí a la vez)
cuando no somos esto ni aquello
(o somos esto y aquello a la vez)
puede que el diccionario deje de alcanzarnos
y toque abrirle paso a la poesía.

juliol 13, 2019
Aquesta web utilitza cookies. Pots veure més info sobre això a >>>    Veure Política de cookies
Privacidad