Juegos de palabras para momentos liminales

Pasan los días y el mosaico de emociones se va aposentando.

Y sí, ahora ya está, es una realidad. Ya puedo contar que además de dejar las clases también he puesto punto final a Estudi Itzà, el espacio donde he crecido como profesional y como persona durante los últimos 14 años.

Y bueno, no ha sido rápido ni fácil, para nada. Pero sin duda, mi etapa en Estudi Itzà acaba empapada de la misma sustancia que definió mi relación con el proyecto: aprendizaje, aprendizaje y más aprendizaje.

Han sido muchas decisiones, unos cuantos cambios de rumbo y muchos duelos a la vez. Y cada uno de ellos me ha puesto delante de mis inseguridades y vulnerabilidades de manera salvaje. Pero también me han mostrado con muchísima claridad cuáles son mis prioridades en este momento de mi vida y a qué estaba dispuesta a renunciar para ser fiel a mí misma. Y ha sido grande… ou yeah.

No voy a seguir por ahí porque estoy a una frase de parecer un manual low cost de autoayuda y no voy vestida para la ocasión. Quería contarlo y contado está 🙂

Ahora hablemos de palabras, que molan mucho.

 

Foto: Eshana Alcover


Resulta que me he pasado los dos últimos meses militando palabras inventadas. Algo que, en mi opinión, debería ser una práctica obligatoria para explorar el percal este de estar viva. Porque no sé cómo es para ti, pero a mi me parece que las cosas del vivir suelen ser mucho más poliédricas de lo que ofrece el diccionario tradicional, ¿no crees?

Total, que cuando la gente se enteraba que estaba dejando el proyecto y me decía:
– Ostres Cori… i com estàs? 
Yo respondia
– Pfff… doncs no sé, estic tristenta…

Ahora ya estoy casi nada triste y casi totalmente contenta. Pero la verdad es que me ha sido muy útil inventar una palabra para relatar lo que se movía dentro de mí durante este momento de transición.

Creo que las transiciones, por lo que tienen de limininal, son un terreno especialmente abonado para la invención de palabras inexistentes.

Justo en esos momentos… cuando no estamos ni aquí ni allí (o estamos aquí y allí a la vez) cuando no somos esto ni aquello (o somos esto y aquello a la vez) puede que el diccionario deje de alcanzarnos y toque abrirle paso a la poesía.

¿Y tú… transitándote?
¿Alguna palabra inventada para relatarte? 
Ansiosa de leerla 😉

 

8 comentarios en “Juegos de palabras para momentos liminales”

  1. Cada cop que recordo que has tancat Itzá con una campeona em sento tan orgullosa de tu, tant!!! Ole tu!

    Quant a les paraules només puc dir que les meves conviuen barrejades amb diferents idiomes i cultures, no cultures suposadament exòtiques. No cultures que tenen aromes orientals (des de la nostra perspectiva) ni deriven de filosofies i religions llunyanes. Les meves paraules i la meva vida i les meves Sus es barregen amb altres costums que no entenc del tot… I llavors m’adono que no és perquè siguin “d’un altre lloc”. És perquè hi ha coses que no entenc, em cap cas… No medito, serà per això? 😉

    • Su de mis amores, hola hola 🙂

      Campeona està per veure, decidida segur! En tot cas, gràcies a cabassos.
      Quant al que escrius… no sé si t’entenc, et suposo o t’interpreto, podriem dir que t’entsupreto? 😛

      Una abraçada, sempre m’encanten les teves visites al blog.

    • Reichel ets la crack de les paraules inventades.
      Inertesiada és brutal, al nivell de l’escenari solibuit, que sempre et recordo recitant.
      Sempre m’inspires. Gràcies per la visita.

      Abraçada :*

  2. Recuerdo una amiga expresando el siguiente estado: insatistensión! Bien, personalmente la pregunta cómo estás me sobra, porque una tiene que inventarse y crear algún estado para que el otro se sienta respondido y pueda hacer un juicio de la situación o momento vital del otro. cómo estás? Mmmm realmente tengo que responder? Hasta Facebook lo pregunta!! Tendría que desaparecer ésta preguntita…. quizás podemos empezar a preguntarnos en voz alta: realmente me importa tu estado? A ver qué tal….un poco punkie??

    • Insatistensión, muy buena! Me ha costado escribirlo y todo.
      Respecto a ese preguntar, yo me lo tomo más como una proyección. Como que quien pregunta se colocara a sí mism@ en ese momento de cambio con sus propias inseguridades, miedos y movidas humanas. Entonces sí siento que hay un interés real. Sólo que no es hacia mí, sino hacia sí mism@ 😉

  3. Ahora leyendo de nuevo lo que comenté, tengo que confesar que también lo pregunto cómo hábito. Y no es que no me interese cómo están mis amigos, quizás cómo las palabras inventadas Coral, la manera de comunicar-nos con nuestros allegados y cercanos tiene que inventar-se también. Y de una manera más fresca y vulnerable comunicar-nos desde el silencio, el no saber, el no tener prisa por encasillar nuestro estado…pues se mueve todo muy rápido!

    Coral te amo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.