dreams


Montaña rusa. O malabares. Noche cálida entre nubes. El cuerpo duerme sereno, pero el sueño no descansa. El sueño lo sueña todo. El sueño nos cuenta cosas.
 
Existen habitaciones de todo tipo
habitadas
compartidas
con monstruos escondidos
ordenadas.
Sótanos abiertos o buhardillas tapiadas a cal y canto.

Tarea nº1: ventilar los cuartos oscuros, mirar a las arañas a los ojos, dejarles un platito de sus insectos preferidos y cerrar la puerta sin estruendos al salir.

Existen encuentros de todo tipo
intensos
mediocres
de tránsito
con voluntad de permanencia
de aprendizaje
o de despertar.
Encuentros donde sólo queremos compartir ausencias o encuentros donde se nos invita a vivirnos totalmente con el otro.

Tarea nº2: Reconocer el paisaje. Decidir qué dirección tomar. No comprar billetes hacia un no-lugar. Encender la luz y la palabra si no somos capaces de descifrar el mapa. Caminar el camino con los pies extendidos y generosos.

Existen tiempos de todo tipo
el cronológico
el subjetivo
el buen tiempo
los tiempos sutiles de la piel y los pulmones.
Tiempos de descansos y encierros o tiempos de romper la crisálida.

Tarea nº3: Tirar el reloj por la ventana. Escuchar el latido del corazón, percusión viva que nos marca cadencias fiables y los verdaderos ritmos internos. Danzar el descanso si nos llama el descanso. Danzar la libélula si nos mueve su vuelo.

Bajar a la cueva.
Y dejarse parir de nuevo.
A lo que sea, pero parirse.
.

novembre 3, 2010
Aquesta web utilitza cookies. Pots veure més info sobre això a >>>    Veure Política de cookies
Privacidad